Noticia Ampliada

Las innovaciones en la carga superrápida para vehículo eléctrico disparan su autonomía

  • Publicado el 22 de Agosto de 2022
  • |
  • VEHÍCULO ELÉCTRICO
  • 588

Las innovaciones en la carga superrápida para vehículo eléctrico disparan su autonomía

La carga superrápida para vehículo eléctrico podría parecernos una utopía hace un par de años, pero lo cierto es que la tendencia evolutiva en las baterías de vehículos eléctricos y las últimas innovaciones en el tratamiento del calor están dando como resultado pasos agigantados en el desarrollo e implementación de la movilidad eléctrica.

Issam Mudawar, profesor de ingeniería mecánica en la Universidad de Purdue, ha estado resolviendo emergencias relacionadas con el calor durante 37 años y a menudo siguen un patrón. Cualquiera que sueñe con una supercomputadora o nueva aviónica para un avión de combate, eventualmente enfrentará el mismo problema: la electrónica de lujo, repleta de billones de transistores, genera enormes cantidades de calor. Así que, ante un problema de estas características, muchas son las organizaciones que acuden a Mudawar, el tipo que estudia gestión térmica para ganarse la vida. “Siempre parece que el enfriamiento es lo último en lo que piensa la gente”, comenta Mudawar.

Hace un par de años, Ford se acercó a Mudawar con un problema más humilde: un cable de carga. Al igual que otros fabricantes de automóviles, Ford quiere posicionarse en los primeros puestos por la carrera de la movilidad eléctrica para ofrecer vehículos eléctricos que se recarguen rápidamente.

Pero hay un problema con el movimiento de electrones a más velocidad: conlleva la atracción de más calor. Si el objetivo es recargar un vehículo eléctrico en, digamos, cinco minutos, esa corriente adicional que encuentra resistencia significa problemas relacionados con la temperatura dentro y fuera de la batería. Y el cable o manguera, en particular, se convierte en un cuello de botella sobrecalentado.

Innovaciones en la carga superrápida para vehículo eléctrico

Mudawar ha estado resolviendo un problema que en realidad aún no existe. El Departamento de Energía de Estados Unidos ha definido la llamada carga rápida “extrema” como la adición de 320 kilómetros de alcance en 10 minutos. Esto se puede lograr con las estaciones de carga y los cables existentes, cuyas capacidades aún no se han alcanzado al máximo, en parte debido a sus propios problemas de calentamiento. Mientras tanto, el trabajo de Mudawar anticipa un futuro en el que cargar un vehículo eléctrico con electrones quizás incluso pueda rivalizar con la conveniencia de la bomba de gasolina.

Recientemente, la tendencia en los vehículos eléctricos es que cuanto más grande sean las baterías, mejor. Los fabricantes de automóviles ahora apuntan a 650 kilómetros de alcance como antídoto contra la “ansiedad por el alcance”.

Como era de esperar, esto viene con una compensación: cargar esas baterías grandes lleva más tiempo. La opción más rápida podría ser obtener una carga completa en 30 o 40 minutos con cargadores de carretera de última generación, que representan alrededor del 5 por ciento de las recargas de vehículos eléctricos. Sin embargo, en su mayoría, estos vehículos eléctricos están diseñados para conductores que pueden conectarse en casa y dejar que esa enorme batería se cargue toda la noche.

¿Combinar carga rápida y superrápida?

Combinar los dos es difícil, explica Ahmad Pesaran, un experto en almacenamiento de energía del Laboratorio Nacional de Energía Renovable de Estados Unidos.

Una frase como “carga en cinco minutos” significa algo muy diferente si está cargando una batería de 200 kilovatios-hora, como la que se encuentra en un Hummer, en comparación con la batería de 40 kwH en un Nissan Leaf.

Esas grandes baterías necesitan mucha más energía y tienen barreras estructurales que dificultan la carga rápida. Es probable que eso requiera nuevos cargadores y estrategias de batería, cables nuevos y elegantes, tal vez incluso actualizaciones en las líneas de transmisión que alimentan los cargadores para que puedan manejar un aumento masivo en la demanda. “Cuestiono la sabiduría de por qué necesitamos tener un alcance de 800 kilómetros en un automóvil eléctrico y también queremos una carga rápida en cinco minutos”, comenta Pesaran. “¿A donde quieres ir? ¿Cuántas veces necesitas hacer eso?” Pero, agrega, podría ser inevitable.

¿Hacia donde van las últimas Innovaciones en la carga superrápida para vehículo eléctrico?

Actualmente la mayoría de los vehículos eléctricos no pueden aprovechar las estaciones de carga más potentes que ya se han establecido, comenta Chao-Yang Wang, investigador de baterías en la Universidad Estatal de Pensilvania.

Las razones se encuentran principalmente dentro de la propia batería, sobre todo un fenómeno llamado revestimiento de litio. Cuando las baterías se cargan, los iones de litio se alojan dentro de un ánodo de grafito.

En un esfuerzo por almacenar más energía en las baterías, este material ha sido diseñado para ser bastante grueso, de modo que pueda contener más iones. Pero esto se convierte en un obstáculo para la carga.

A medida que la corriente se vuelve más intensa, esos iones no pueden ingresar al grueso material del ánodo lo suficientemente rápido. Entonces, en cambio, se acumulan en su superficie como metal de litio: se platean. Y una vez que eso sucede, no hay vuelta atrás. La batería pierde gradualmente el acceso a esos iones y, por lo tanto, pierde su capacidad de cargarse por completo.

Laboratorios y nuevas empresas han desarrollado soluciones potenciales para ese problema, incluido el cambio del ánodo a silicio o metal de litio, en lugar de grafito. La solución de Wang, que se publicó el año pasado en Nature Energy, es agregar más calor a la ecuación.

Una tira delgada de lámina de níquel dentro de la batería cocina rápidamente la batería hasta 60 grados centígrados, una temperatura a la que los iones de litio se mueven más rápidamente para encontrar sus asientos en el ánodo. Esto permite que una corriente más alta fluya hacia la batería sin causar un recubrimiento, lo que reduce valiosos minutos de carga.

Wang prevé una carga de 10 minutos de una batería de entre 40 y 50 kW. Eso está en línea con la definición de carga extrema: mucha energía para obtener 350 kilómetros de alcance en un vehículo eléctrico eficiente, aunque aproximadamente la mitad de la energía almacenada dentro de un Tesla de primera línea, o una cuarta parte de la energía de la batería del próximo Silverado.

Y hablando de innovaciones en la carga superrápida para vehículo eléctrico, para Eric Rountree, jefe de desarrollo comercial de EC Power, una empresa que comercializa la tecnología de Wang, eso no es algo malo. “Una de las preocupaciones que tenemos es que hacia dónde se dirige el panorama actual de los vehículos eléctricos es la antítesis de hacia dónde deberíamos ir”, explica. “Queremos una mejor utilización de las energías renovables”. Eso significa vehículos eléctricos que ejerzan menos presión sobre la red y que usen menos recursos naturales en sus baterías.

En otras partes del mundo, los vehículos eléctricos de menor autonomía ya son populares, incluso sin carga rápida. Un ejemplo de ello es China, donde los vehículos eléctricos en miniatura alimentados por baterías más pequeñas son regularmente los más vendidos, y los fabricantes de automóviles como Tesla han avanzado mucho al invertir en baterías de fosfato de hierro que contienen algo menos de energía pero requieren menos materiales escasos como el cobalto y el níquel que la gama más alta.

Diseños optimizados en las innovaciones en la carga superrápida para vehículo eléctrico a la vuelta de la esquina

En Europa y América también puede haber una audiencia para vehículos de gama más baja, especialmente con la carga rápida y superrápida en el panorama futuro.

“La gente que vive en apartamentos no tiene cargadores en su hogar”, dice Pesaran del National Renewable Energy Laboratory (NREL). “Definitivamente les gustaría tener una estación que los cargue en cinco o 10 minutos”. Por contra, llevan sus vehículos eléctricos a lugares convenientes como sus puestos de trabajo, grandes superficies comerciales... y lo recargan.

Jessika Trancik, profesora que estudia sistemas de energía en el MIT, defiende que la autonomía probablemente seguirá siendo de interés para los compradores de vehículos eléctricos. Independientemente de los tipos de tecnologías de carga rápida que se desarrollen, llevará tiempo desarrollarlas.

Lo importante es ser estratégico sobre dónde están instalados. “Una de las razones por las que no desea instalar cargadores rápidos disponibles actualmente en todas partes es el costo”, dice. Y es que según esta investigadora del MIT una carga más rápida no debería significar escatimar en la inversión en una carga más lenta que esté disponible para todos, como los cargadores en la calle para los habitantes de los apartamentos. Eso es bueno para ampliar el acceso a los vehículos eléctricos y probablemente también sea bueno para la red.

¿Como se plantean los fabricantes de vehículos eléctricos el futuro de las innovaciones en la carga superrápida para vehículo eléctrico?

Muchos investigadores sospechan y manifiestan que los fabricantes de automóviles seguirán impulsando velocidades de carga más extremas (más autonomía en menos tiempo) dada la forma en que se comercializan la autonomía y las capacidades de carga de los coches eléctricos para vencer a los compradores escépticos.

Es por eso que el cable de carga tolerante al calor de Mudawar puede ser importante. Su laboratorio abordó el problema del sobrecalentamiento con lo que se conoce como “enfriamiento de dos fases”. Los sistemas típicos se basan en el líquido que fluye a través de una capa aislante que recoge el calor del cable de carga. Su diseño es similar, excepto que incorpora ebullición, solo un poco, en el punto de encuentro entre el refrigerante y el cable. Estas diminutas burbujas, que pueden volver a condensarse en lugar de liberarse como vapor, se traducen en enormes niveles de enfriamiento, lo que permite que el cable maneje aproximadamente cinco veces la corriente de un supercargador Tesla de última generación.

Pero sigue siendo un prototipo confinado a una estación de laboratorio y a un estudio que se publicó en el International Journal of Heat and Mass Transfer el año pasado. Mudawar aún no ha probado la capacidad de transporte de corriente del cable en automóviles; las baterías aún no están listas para ese tipo de corriente.

Un problema es el desequilibrio de calor que crea una capacidad de carga tan inmensa. La carga rápida de una batería de automóvil grande generará mucho calor en cuestión de minutos. Pero utilizará esa energía para hacer funcionar el motor a un ritmo mucho más lento, durante horas o potencialmente días, generando mucho menos calor. Entonces, ¿vale la pena poner un montón de nuevos componentes de enfriamiento en un automóvil solo por esos cinco a 10 minutos de carga? Ya, la mayor parte del peso de un paquete de baterías no son las celdas de la batería, sino el empaque, la electrónica y el equipo de enfriamiento.

Hay otras soluciones posibles, señala Mudawar. Algunas personas están explorando la idea de inyectar refrigerante en el vehículo eléctrico durante la carga, enfriando el paquete de baterías mientras se carga sin agregar peso al automóvil. Pero eso requerirá un replanteamiento de cómo se diseñan los automóviles. Eso, junto con todo, desde las baterías hasta los cables, los enchufes y las líneas de transmisión, deberá repensarse. Todo debe resistir el calor, señala Mudawar, quien recientemente anunció un nuevo centro en Purdue para la gestión térmica de la carga rápida. “Las tecnologías de hoy no serán capaces de hacer frente a esos nuevos requisitos”, comenta. En otras palabras, no dejemos el problema del enfriamiento para el final.

Fuente: ECONEQ.


¿Te ha gustado? ¡Compártelo!


Sobre el Autor

Carblu.es

Carblu.es

Vehículos híbridos y eléctricos de ocasión y nuevos

Carblu.es nace como una plataforma especializada en vehículos híbridos y eléctricos, nuevos y de ocasión. Ofrecemos información útil sobre los coches eco-sostenibles y noticias relacionadas con el mundo del coche híbrido y eléctrico.

Energy News